Can Ravell, una casa de comidas en una trastienda

Can Ravell, una de las mantequerías (o tiendas gourmet, como las llaman los modernos) más reputadas y excelsas de la ciudad condal, esconde en su parte trasera uno de esos rincones secretos que tanto gustan a los aficionados a la gastronomía.

Debo su descubrimiento a los amigos Matoses, que hace un año dedicó un magnífico post, cargado de sentimiento y emoción, a esta legendaria mantequería de Barcelona, Lagerun y Espeto. Cuando voces tan autorizadas hablan tanto y tan bien de un lugar así, por algo será.

image

Una vez se traspasa esa esa línea que marca la frontera entre la tienda y el comedor, se llega a una pequeña estancia, de no más de treinta metros cuadrados, con mesas corridas de mármol, sillas de madera vintage y bancos comunales. Como ocurre en las farmacias, donde es en la parte trasera, en la rebotica, donde se cuece la esencia, es aquí donde de verdad se disfruta de Can Ravell.

image

El placer de poder desayunar unos huevos fritos, un rabo de toro, unos callos o una cap i pota, por citar algunos ejemplos, rodeado de excelsas botellas de Jerez, Alemania, Priorat, Champagne o los mejores destilados, no hay dinero alguno que lo pague.

Además de lo citado con anterioridad, en esta casa se borda la caza, los arroces y la cocina basada en el mejor producto. Un buen desayuno de forquilla siempre puede incluir unas buenas navajas, gambas rojas, las mejores carnes… Todo es posible en este colmado.

Cuando a todo esto le añadimos una oferta de vinos plagada de grandes etiquetas y añadas que se codean con una interesante selección de referencias low-cost, tenemos una combinación infalible.

image

ENSALADILLA RUSA. Pequeño abreboca a partir de la clásica preparación, en este caso más parca en mahonesa que en otros locales, pero con sabores muy nítidos e ingredientes perfectamente integrados. Muy buena.

image

HUEVOS FRITOS CON PATATAS Y JAMÓN IBÉRICO. La versión más comercial de esta preparación se presenta con unos huevos de corral “de los de verdad”, fritos de forma académica (con unas puntillas que ya querría mi señora madre para sus pañitos), y acompañados de unas muy buenas patatas fritas y un jamón Ibérico número uno.

image

HUEVOS FRITOS CON PAPADA Y PANCETA. Igual que en el caso anterior, huevos de gran calidad, con una fritura canónica, y aquí servidos con piezas de papada y panceta de cerdo (parece que confitada en aceite o manteca y finalmente dorada en la plancha) que son un canto a la melosidad y la lujuria. Pura gula.

Un auténtico templo de la gastronomía. Aquí el lujo no está en las paredes, en los suelos o en los techos; está en el plato y en la copa.

CAN RAVELL

Carrer Aragó, 313

08009 Barcelona

Telf: +34 93 457 51 14

Web: http://ravell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s